Search This Blog

Tuesday, January 19, 2016

Cuánto le debo, joven?

Hace unos días, leía a uno de mis contactos de FB muy molesto hablando sobre la pésima educacion de las personas.

Su ejemplo innegable, era que había ido a una plaza, que un señor le había entregado su boleto de estacionamiento, el había dicho "Gracias" y el groserísimo señor, respondió "Sí".

Mi conocido estaba ofendidísimo de que no le hubieran respondido "No hay de qué, noble caballero".
Como si el señor del estacionamiento, se lo debiera, por su "Gracias".

Bueno, ya. Todos nos ofendemos de tonterías de vez en cuando, pero el post seguía, con mi conocido, regañando al señor. Explicándole, que era un grosero, y que debía responder "No hay por qué", o "con mucho gusto".

No es el único caso. A veces, lo más triste es que la gente que más se pinta a sí misma como "generosa" es la que más "cobra" cosas que nadie le compró.

Lo que mi conocido no termina de entender, es que el señor que entrega los boletitos de estacionamiento, no le pidió su "Gracias!" y no existe ninguna razón por la que tenga que pagarlo.

Todos damos cosas que no nos piden, la pregunta es, qué esperamos a cambio? Entregamos las cosas de corazón? O será que somos un "limpiavidrios" emocional? dando cosas que nadie te pidió, y exigiendo un pago después.

Ya sé, que en estas épocas, ya todos creemos que estamos iluminados, pero nadie está viendo lo que piensas. Sé honesto. De verdad no esperas nada de nadie? nunca? Cuando das algo, no esperas nada? Claro que sí, todos lo hacemos, es el sentido natural de justicia que tenemos. La pregunta correcta no es si esperas algo a cambio de algunas cosas que das sin que te pidan, la pregunta es saber si estás excediendo el límite.
Cómo sabemos si estamos cruzando la línea?
No es lo mismo, darle toda tu vida, tu amor y tu espacio a tu hijo, y esperar cierta consideración que sermonear a un desconocido, por no "disculparse" contigo por que su perro te ladró.

Mientras más invertimos en alguien, más esperamos, porque de otro modo, somos un pagafantas cualquiera. Pero no es lo mismo darle a alguien, y esperar reciprocidad, que esperar disculpas, y agradecimientos de un desconocido.

Antes de pensar en si tenemos derecho a ofendernos, quizás podríamos hacernos un par de preguntas:

1.- Qué relación tengo con esa persona?

Es importante, porque no es lo mismo vivir con tu hermano, y que JAMÁS te de los buenos días, a pasar junto a un extraño, y que no te los dé. Si hay sentimientos de por medio, si hay o hubo una relación, digamos que sumas un punto por cada año que dure o haya durado. Por que eso sí, el tío al que ya no le hablas, sigue siendo tu tío

Suma 2 puntos si es familiar, y agrega 2 si es muy cercano a alguien de tu círculo familiar más cercano
Suma 1 Punto si es amigo, y agrega 1 punto si es muy cercano a tu círculo de amigos.
Suma 1 por empleados ó servidores públicos, si lo que te ofendió se relaciona con su trabajo.
Resta 2 si es desconocido

2.- Cuánto daño me hizo la falta de esa persona?

a) Daño físico serio < Por ejemplo, que alguien te atropelle
b) Daño físico menor < Por ejemplo, que alguien te empuje en la calle
c) Daño material serio < Por ejemplo, si pierdes tu casa, por su falta, o tu cuate choca tu coche.
d) Daño material menor < Por ejemplo, que te manchen tu vestido favorito, ó pierdan una sudadera que te gusta mucho.
e) Daño emocional serio < Por ejemplo, divulgar información privada sobre tí, acoso, abuso prolongado, etc
f) Daño emocional menor. < Insultos dirigidos a tí, directamente, o hacia tus seres queridos.
g) Daño imaginario: Indirectas, te ofendió algo que alguien piensa, alguien puso una imagen "fuerte" en su muro, y tu hijo estaba contigo cuando apareció. Ojo, yo entiendo que si tu hijo mira imágenes inapropiadas para su edad, ese daño es real, se cataloga como "imaginario" porque no es un daño que te hizo quien puso la imagen, sino un daño que le haces a tu hijo, al estar revisando tu FB con él ahí.
El "Daño imaginario" es cuando a tí te ofende algo que en realidad no te afecta, ó cuando algo te causa daño, pero la responsabilidad mayor de dicho daño, es tuya.

date un punto por cada daño "menor", dos por cada daño "serio" y -20 por cada daño "imaginario"
Date dos puntos por daño físico, uno por daño material, y medio por daño emocional (no digo que lo material sea más importante que lo emocional, pero el daño emocional tiene mucho que ver contigo. Si alguien te hace sentir tonto, parte es culpa de quien te insulta, y parte es de esa parte de tí que permite que le afecte. Si alguien rompe tu ventana, no hay un "Pues para que pones una ventana ahí?!" que sea válido.)

3.- Cuánto bien le he hecho yo a la persona que me ofendió?

No es lo mismo esperar un "gracias" de tu amigo ebrio, al que tuviste que ir a sacar del Torito a las 3 de la mañana, a 3 horas de camino, que esperar un "Gracias por su compra" de la cajera del Oxxo.

Esta parte es difícil de cuantificar, porque tendríamos que saber también, cuanto suele hacer esa persona por tí, y saber si es parejo, pero digamos que te das dos puntos, por cada cosa "extraordinaria" que hayas hecho por esa persona. Por extraordinaria, consideremos, cualquier cosa que esa persona con toda certeza no haría por tí, y que tú mismo, no harías por casi nadie.

4.- Qué tan responsable soy yo de lo que ha sucedido?
Sobre todo cuando sentimos que "nos deben una disculpa". Es muy común escuchar gente decir "O sea, yo sé que parte es culpa mía, y yo me responsabilizo de lo que yo hice, pero hace falta que se disculpe tamibén por lo que él/ella hizo..."
Me hace gracia la incongruencia, porque por un lado, "reconoces tu responsabilidad" como persona madura e iluminada, pero por otro lado, condicionas tu "responsabilidad" a que el otro asuma la suya. Tu responsabilidad es tuya se disculpen o no. Si tú ofreces una disculpa, no es para que te respondan con otra, y ni siquiera para que te "disculpen". Tu ofreces esa disculpa, porque reconoces esa responsabilidad, y si la otra persona, quisiera arreglar el problema, le estás diciendo en qué estás dispuesto a trabajar.

Si tus "responsabilidades" no coinciden para nada con la percepción de la otra persona, esa persona tiene todo el derecho a no coincidir con lo que consideras tu responsabilidad, y no aceptar tu disculpa.

He visto a mucha gente arruinar relaciones diciendo "Yo me disculpe, y le dije lo que yo hice mal, pero si no quiere disculparse, pues ya es su problema"
1.- Que la otra persona se disculpe no debería ser condición.
2.- Solo porque "le dije lo que yo hice mal" no quiere decir que de verdad hayas descubierto y confesado lo que hiciste mal.
3.- Asegúrate de no ser "pasivo-agresivo" en tu disculpa.

Te pongo un ejemplo de pésima disculpa:

"Wey, discúlpame por lo que pasó, sé que parte fué mi culpa, pero tu no tenías por que haber..." (aca entran infinidad de reclamos muy específicos, y casi siempre, injustificados, tipo "... no debiste hacerme sentir amenazado..."

Ese es un reclamo disfrazado, porque "parte fué mi culpa" no es tomar responsabilidad, y todo lo demás, es reclamo.

Si te vas a disculpar, sólo dices lo que tu hiciste mal, y dejas tu disculpa en la mesa. Si la aceptan, bien, si el otro se disculpa también magnífico, si tu disculpa no genera ninguna reacción, pues X, no es que esa persona sea mala, o no tenga corazón. No te da derecho a insultarlos ni nada.

Pero bueno.

Pasemos a la suma final. Ya tienes todos los puntos? Vale, ahora ignóralos, y déjalos ir. Porque no importa cuanto te "deban" la única persona que es infelíz intentando cobrar "Gracias" y "Te amos" eres tú.

Si te ofendió mi blog, Wey, discúlpame por lo que pasó, sé que parte fué mi culpa, pero no tenías por que haber leído mi blog con tu cerebro en lugar de con el mío. Debiste dejarme más comentarios, y todo es tu culpa, y yo soy muy noble y madura, porque ya reconocí que "parte fué mi culpa"..."

Jojojojojo, espero les haya entretenido esta pequeña entrada :D sobre Deudas emocionales.

3 comments:

  1. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  2. Esta bien, acepto que debí leerlo con tu cerebro, pero también es tu culpa por escribirlo sin pensar que yo podría navegar por aquí, esperaré a que te disculpes :)

    ReplyDelete
  3. Esta bien, acepto que debí leerlo con tu cerebro, pero también es tu culpa por escribirlo sin pensar que yo podría navegar por aquí, esperaré a que te disculpes :)

    ReplyDelete